Centenario de la Virgen de Chiquinquirá, una oportunidad de renovación para Colombia

OMPRESS-COLOMBIA (03-07-18) En el marco de la preparación a los 100 años de Coronación de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia y bajo el lema “En el camino de la renovación, acompaña a Colombia, María”, los religiosos dominicos, a cargo de este santuario colombiano, presentaron la agenda del Centenario que comienza este mes de julio con la apertura del Año Jubilar.

La devoción a la Virgen de Chiquinquirá se remonta a los tiempos de la llegada de los primeros misioneros dominicos a esta zona de Boyacá. El lienzo de la Virgen, pintado en el siglo XVI, ha sido protagonista de manifestaciones milagrosas, que dieron lugar al establecimiento del santuario.

En la presentación de este año jubilar, Fray Nelson Novoa, Prior conventual y rector del Santuario Mariano Nacional de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, señaló que este Santuario es un lugar de renovación para Colombia y la celebración del Centenario busca ser un escenario para que peregrinen todos aquellos que deseen renovar sus vidas.

Señalaba que el lienzo de la Virgen, “ha estado unido a la historia de la Independencia, al racismo, al maltrato de tantos hombres de esta patria que han sufrido el dolor, también ligado a aquellas personas que han venido al Santuario a llorar y suplicar por sus secuestrados y por sus muertos, por eso Chiquinquirá es un lugar de renovación para Colombia. Que esa renovación llegue a nuestras vidas, a nuestras familias y a esta patria amada de Colombia”.

Tras la apertura del Año Jubilar, en agosto tendrá lugar la celebración del Día Internacional del Indígena y Congreso Nacional de Santuarios en Bogotá. En septiembre: XXV Festival nacional de la Guabina Chuiquinquireña, Primer encuentro Juvenil (Barranquilla), Trabajo pastoral – Misión al departamento del Meta. En diciembre: Elección de la canción del Centenario, Novena especial en torno al Centenario.

El centenario se presenta como una oportunidad de reconciliación. Como rezó el Papa Juan Pablo II en su peregrinación a este santuario en 1986: “¡Virgen del Rosario, Reina de Colombia, Madre nuestra! Ruega por nosotros ahora. Concédenos el don inestimable de la paz, la superación de todos los odios y rencores, la reconciliación de todos los hermanos. Que cese la violencia y la guerrilla. Que progrese y se consolide el diálogo y se inaugure una convivencia pacífica. Que se abran nuevos caminos de justicia y de prosperidad. Te lo pedimos a Ti a quien invocamos como Reina de la Paz”.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información